La demanda del chileno sería por conceptos de bonus, que según él, no le han pagado, informó ABC

El futbolista chileno Arturo Vidal ha cobrado notoriedad en las últimas horas no por su actuación en el terreno de juego, sino por los líos legales que se avizoran con el Barcelona

De acuerdo con el portal digital ABC de España, el sudamericano empezó una denuncia legal en contra de su actual equipo por un monto de 2,4 millones de euros en conceptos de variables desde el pasado 5 de diciembre.

El portal ABC asegura que dicha demanda es algo inusual, porque el jugador aún está ligado a la institución. 

La denuncia de Vidal se hizo ante la Comisión Mixta de la Liga y la AFE por el presunto impago de determinados bonus. 

ABC cita fuentes consultadas en dicha Comisión, y ahí se asegura qué el chileno pide 2,4 millones de euros en conceptos de variables que según él fueron alcanzadas la pasada temporada, y que todavía no le han sido retribuidas. 

¿Qué dice el Barcelona?

El club azulgrana considera que no le corresponde abonar dicha cantidad porque el futbolista está haciendo una mala interpretación de las cláusulas de su contrato.

Dentro de los bonos que están en el contrato, Vidal tendría derecho a casi dos millones de euro, pero, si juega el 60 por ciento de los partidos oficiales del Barcelona durante la temporada. 

Y en ese sentido, el club asegura que el chileno no alcanzó la cifra requerida.

Además, se pide un pago por haber llegado a los octavos y a los cuartos de final de la Liga de Campeones, por un montante de alrededor de 1,4 millones cada uno. 

Y ahí, el Barcelona solo abonará 50 por ciento de dichas cantidades. 

Por último, según ABC, el jugador reclama el 50 por ciento de la variable por haber conquistado el título de Liga de la temporada 2018-19, que supondría otros 250 mil euros. 

Todas las cifras reclamadas por vida ascienden a 4 millones 97 mil 500 euros, y hasta el momento solo ha recibido el pago de un millón 693 mil euros. 

Vidal al Inter de Milan 

Esta demanda coincide en el tiempo con el interés de varios clubes en hacerse con los servicios de Arturo Vidal, descontento con su escaso protagonismo en el Barcelona.

De hecho, en el último entrenamiento antes del clásico del 18 de diciembre, se marchó muy enfadado a vestuarios intuyendo que no sería de la partida ante el Real Madrid, señaló ABC.