La atleta estadounidense, Anita Álvarez, dejó escenas impactantes cuando se desmayó en el agua mientras competía en la final de solo libre de natación, en el Mundial de Natación que se lleva a cabo en Budapest.

Y es que la competidora perdió el conocimiento en la piscina y se fue al fondo desmayada, para su fortuna, de inmediato reaccionó su entrenadora Andrea Fuentes para rescatarla.

Álvarez se desvaneció mientras realizaba sus ejercicios en la final de solo libre de natación artística, pero todo quedó solo en un gran susto que dejó a todos helados.

Foto: @telediario_tve

Al ver lo que ocurría, la entrenadora española Andrea Fuentes no dudó en lanzarse al agua, bajó a lo profundo y logró sacar a Anita. La nadadora será sometida a pruebas para saber qué causó su desmayo.

Sin embargo, cabe resaltar que esta no es la primera vez que Álvarez protagoniza un incidente en la piscina.

Foto: @telediario_tve

Antes de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, en el Preolímpico de Barcelona, también sufrió un desmayo, y fue la misma Fuentes quien se lanzó al agua para salvarla.

Así marcha el Mundial de Budapest

El francés Léon Marchand se coronó campeón del mundo de los 200 m estilos este miércoles en Budapest, unos días después de ganar el oro en los 400 m estilos.

Foto: @telediario_tve

Mientras que la nadadora canadiense Kylie Masse se convirtió en campeona del mundo de los 50 m espalda tras imponerse en la final de esta prueba en el Mundial que se está disputando en  Budapest.

Por su lado, El estadounidense Caeleb Dressel, gran estrella de la natación, se perderá por razones médicas lo que resta del Mundial, anunció el equipo norteamericano.

«Tras consultarlo con Caeleb, sus entrenadores y el ‘staff’ médico, se ha tomado la decisión de retirarle del Campeonato del Mundo», explicó USA Swimming en un comunicado, al día siguiente de que se anunciara la renuncia del siete veces campeón olímpico antes de la disputa de las semifinales de los 100 m libres.

Mientras que otra de las sensaciones, David Popovici, apenas dos días después de haber hecho historia al convertirse en el primer nadador rumano en ser campeón del mundo, tras ganar los 200 m libres, se confirmó a sus 17 años como una de las estrellas del Mundial que se disputa en Budapest, al colgarse también el oro en los 100 m libres.