La guerra que inició hace ya unos meses entre Rusia y Ucrania ha dejado como saldo, según estadísticas dadas por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) alrededor de 5 millones de ucranianos que han tenido que pedir refugio en distintas partes del mundo.

Según nuevos datos revelados por el periódico español ABC, se contabilizan que alrededor de 2 millones de refugiados ya han vuelto a sus hogares pese a que las hostilidades entre ambas naciones aún no cesan, y millones más están viendo la posibilidad de iniciar una nueva vida en otros territorios.

Ese es el caso de una joven ucraniana de 22 años llamada Sofiia Karkadym, a quien una familia del Reino Unido le dio asilo, sin imaginarse que la joven causaría el fin de su matrimonio.

Salió huyendo de Lviv

Diversos medios internacionales indicaron que Sofiia salió huyendo de la ciudad de Lviv, al oeste de Ucrania, hacia Berlín, para luego ser acogida por un matrimonio de apellido Garnett que radica en Inglaterra.

Quien tuvo la intención de brindarle apoyo a algún ucraniano que lo necesitara fue el padre de familia, un hombre llamado Tony, el cual lanzó una convocatoria en internet para ofrecer su hogar a quien lo necesitara y fue Karkadym la primera en responder a su llamado.

Sin embargo, la esposa de Tony, Lorna Garret, aseguró que tenía dudas sobre la posibilidad de ofrecer su casa, y más teniendo 2 hijos pequeños, pero sentía que era lo correcto al ver la situación de Ucrania en las noticias.

“Decidí que lo correcto era poner un techo sobre la cabeza de alguien y ayudarle cuando lo necesitaba desesperadamente y así es como Sofiia me ha pagado por darle un hogar”, dijo Lorna.

Según declaraciones dadas por el hombre británico al medio The Sun, tanto él como sus hijos “conectaron” rápidamente con la chica ucraniana, cosa que no pasó con su mujer. De hecho, conforme pasaron los días, Tony y Sofiia comenzaron a pasar más tiempo juntos y por ende, los coqueteos entre ellos.

Matrimonio de 10 años

Conforme la relación entre la chica y Tony se estrechó, los celos de Lorna aumentaron y el punto de inflexión llegó después de que las 2 mujeres tuvieron una pelea tan solo 10 días después del arribo a su hogar de la joven, lo cual llevó a Sofiia a decir que no podía seguir viviendo ahí.

Pero lo que jamás se imaginó Lorna es que su esposo le dio un ultimátum: si Sofiia se iba, él también dejaría la casa, situación que puso fin a un matrimonio de 10 años. Finalmente, Tony y la chica ucraniana hicieron maletas y se mudaron temporalmente a casa de los padres de él, aunque ya se encuentran buscando un techo en dónde vivir.

“Siento mucho por lo que está pasando Lorna, esto no fue su culpa y no se trata de nada que ella haya hecho mal. Nunca nos propusimos hacer esto, no estaba planeado y no queríamos hacer daño a nadie”, sentenció el marido.